lunes, 22 de diciembre de 2014

Bajo la persiana por unos días. Fiestas junto a la familia (a cuatrocientos kilómetros de acá) y someras vacaciones después. Y a prepararnos para el año que viene que promete ser de todo menos aburrido. Cometan todos los abusos que estén en condiciones de cometer con el único límite de no embromarse la salud. Les deseo todos esos sentimientos encontrados que suelen traernos estas fechas. Esas risas que desembocan en lágrimas. Esas lágrimas que se evaporan en risas. Esos planes que se nutren de recuerdos. Esos recuerdos que se proyectan en futuros imaginados, deseados y a veces temidos. Qué se yo. Todo eso, ustedes saben. Nos vemos el año que viene!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada