viernes, 14 de noviembre de 2014

HALL OF FAME (FAME también puede ser pensado en italiano, ¿no?)

Debo aceptar que he cometido pecado de soberbia. Siempre he ido por la vida creyendo que el mensaje de mis viñetas era claro, pero me han hecho llegar la imagen que reproduzco abajo, correspondiente al último sacha-cacerolazo (mírenla con detenimiento, a ver qué encuentran), y el golpe que semejante visión significó para mi ego no se los puedo explicar.
Me veo obligado a hacer un análisis retrospectivo de mi obra y otro introspectivo de mi vida toda.
Siempre me consideré un tipo tolerante, pero nunca sospeché que fuera taaaaan tolerante. ¿Estará el autor del cartel entre los fans de esta página?
Cosas vederes, Sancho.
Necesito algunas palabras de aliento de mis seguidores para poder sobrellevar este momento aciago.
(Gracias Ivy Cángaro por el aviso. Mejor malinterpretado que ignorado ¿no? jajajajaja)


Si todavía no se avivaron, lean la viñeta de abajo y vuelvan la atención sobre el cartel, en la mitad, sobre la izquierda. ¿La Vieron? No lo puedo creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada